A la conquista del Clan de Envie

Este Clan es un pueblo que siente resentimiento de los siete pueblos y de su pasado glorioso.

Envie es la dama, señora del clan, que utiliza El sarcasmo, el disparo directo, el sadismo dulce y la solidaridad mezquina, cuyo temperamento es tal que todos los vecinos del clan procuran mantener las distancias con ella. Cualquiera que la importunase o se cruzase en su camino recibía insultos e improperios, hasta el punto de que no tenía amigos y su familia Había renegado de ella y de su mal comportamiento.

La única excepción al caso era un solitario ermitaño que habitaba en una cueva cercana al pueblo, y cuyo nombre, origen y procedencia desconocían todos sus vecinos. Lo único que se sabía de este ermitaño era que poseía un gran amor tanto por Dios como por las criaturas de la Tierra, por lo que sus vecinos le bautizaron como Amador, y acudían a él en busca de consejo y sabiduría e incluso en ocasiones simplemente por el placer de mantener una agradable conversación. Cuando daba consejo a algún habitante del clan recibía alimentos y agua como pago por su sabiduría.

Ricarda, en su terrible soledad, visitaba frecuentemente a Amador para poder hablar con alguien, pero su actitud respecto a los demás vecinos continuaba siendo la misma, y se limitaba a criticarles y quejarse de las actitudes ajenas, pero nunca de la propia. A tal llegó su situación que decidió marcharse lejos del pueblo, y nadie supo de ella durante algún tiempo.

A su regreso al clan y ante la sorpresa de los vecinos, Ricarda trajo consigo la misma actitud de siempre y un añadido inesperado, una niña pequeña en sus brazos, Envie. La única persona del pueblo que recibió a ambos con cariño fue Amador, quien pidió el privilegio de bautizar a la pequeña, pero Ricarda se negó, alegando que prefería que los demonios se la llevasen pronto para no seguir escuchando los llantos de la pequeña.

Antes de que hubiese terminado sus palabras se levantó un fuerte viento que envolvió a los tres, mientras el Sol se iba oscureciendo tras rojas y amenazadoras nubes, al tiempo que se podían escuchar unas inquietantes carcajadas. Entonces se abrió un agujero bajo los pies de Ricarda, quien desapareció en un abrir y cerrar de ojos, mientras Amador conseguía salvar a la niña de sus brazos de caer en el mismo hoyo y una fuerza sobrenatural la lanzaba sobre una roca.

Una vez ocurrido esto todo volvió a quedar en calma, y Amador decidió cuidar desde entonces de la pequeña. Desde este momento y cada noche, un venado aparecía en la puerta de su cueva y daba de mamar a la niña, quien tras crecer continuó con los pasos del ermitaño que le había salvado y cuidado.

 

Ambos fueron considerados como gobernantes del clan, y el clan vivió años de felicidad y prosperidad, pero a la muere de Amador, Envie volvió a los orígenes y empezó a comportarse como su madre.

Verás que nos enfrentamos a un clan que sufre de la mano de su Reina, por lo que para conseguirlo en vez de usar la violencia, tendrás que ser muy ingenioso y usar las armas contrarias a Envie. Por eso deberás realizar la siguiente misión.

Descarga
Aprender Misericordia
Bloque 1. Misión 1. Aprender misericordi
Documento Adobe Acrobat 156.2 KB

Aprender Misericordia con Rutinas de Pensamiento

Misericordia y empatía van de la mano. Aprender a sufrir con el otro, a padecer, a ponerse en el lugar del otro es algo fundamental en la Religión Católica. Las rutinas de pensamiento pueden ayudarnos a hacer reflexionar sobre los distintos puntos de vista que pueden aparecer ante un mismo hecho y ayudarnos a comprender mejor qué es la misericordia.



La batalla por el TÓTEM de la verdad

Muchas de las historias del clan, cuentan que los animales son tan antiguos como la misma Tierra, y que incluso ayudaron a la creación de la raza humana y enseñó a los hombres como vivir en unión con la naturaleza, sin perturbar los misterios de ella. Los animales son los Hermanos de los Hombres, según cuentan en el Clan Envie.

Curiosamente los Envie Piensan que el Creador dotó a todas las cosas, animadas e inanimadas, de un espíritu. este atributo las hace sagradas, por tanto, consideran que debe respetarse todo lo que existe en la Madre Tierra. No se creen superiores a las plantas o los animales, y sus leyendas establecen incluso vínculo de parentesco entre ellos. Su extensa tradición explica las relaciones entre Hombres, Animales, Plantas y la Tierra, mientras que las ceremonias y rituales, parte importantísima de ellos, sirven para afianzar el vínculo entre el mundo que habitan y el mundo de los espíritus, ellos distinguen entre los animales del mundo actual y los del mundo antiguo, que podían transformarse a su voluntad e humanos y retornar de nuevo a su forma animal. Según esas leyendas, tras la era de la creación esos seres perdieron la capacidad de transformarse, convirtiéndose en los animales que conocemos hoy día.

 De ahí que, creen que los poderes característicos de ciertos animales, pueden beneficiar a las personas, identifican o se relacionan a ciertos animales con un antepasado mítico fundador y símbolo del clan.

Entre ellos los tres principales esculpidos en su tótem son:

La serpiente: Cuenta la leyenda, que en una ocasión una serpiente encontró una luciérnaga en el bosque, y comenzó a perseguirla sin descanso. Durante 3 días y sus noches, la serpiente asedio al insecto.

La luciérnaga no podía comer ni reposar, ante la persecución del ofidio, sin embargo, siguió adelante, hasta que sus fuerzas le fallaron y tuvo que parar ante su temible adversario.

Sintiendo la muerte venir a su encuentro, la luciérnaga se armó de valor y le preguntó a la serpiente si podía hacerle tres preguntas. El reptil, sabiéndose vencedor, aceptó la propuesta.

El insecto preguntó sí formaba parte de la cadena alimentaria del ofidio, a lo que éste contesto que no. La segunda pregunta fue, sí en algún momento le había hecho daño o algún tipo de mal. Nuevamente, la serpiente dijo que no.

Desconcertada, la luciérnaga interrogó: “sí no formo parte de lo que comes, y nunca te hice ningún mal, entonces ¿Por qué me persigues día y noche, sin descanso, para matarme?”

La serpiente rechinó sus colmillos con rabia, y respondió: “porque no soporto verte brillar”. Una respuesta dura, pero simple.

El Oso: Cuenta la leyenda que Dos miembros del clan que se consideraban buenos amigos paseaban un día por la montaña. Iban charlando tan animadamente que no se dieron cuenta de que un gran oso se les acercaba. Antes de que pudieran reaccionar, se plantó frente a ellos, a menos de tres metros.

Horrorizado, uno de los hombres corrió al árbol más cercano y, de un brinco, alcanzó una rama bastante resistente por la que trepó a toda velocidad hasta ponerse a salvo. Al otro no le dio tiempo a escapar y se tumbó en el suelo haciéndose el muerto. Era su única opción y, si salía mal, estaba acabado.

El hombre subido al árbol observaba a su amigo quieto como una estatua y no se atrevía a bajar a ayudarle. Confiaba en que tuviera buena suerte y el plan le saliera bien.

El oso se acercó al pobre infeliz que estaba tirado en la hierba y comenzó a olfatearle. Le dio con la pata en un costado y vio que no se movía. Tampoco abría los ojos y su respiración era muy débil. El animal le escudriñó minuciosamente durante un buen rato y al final, desilusionado, pensó que estaba más muerto que vivo y se alejó de allí con aire indiferente.

Cuando el amigo cobarde comprobó que ya no había peligro alguno, bajó del árbol y corrió a abrazar a su amigo.

-¡Amigo, qué susto he pasado! ¿Estás bien? ¿Te ha hecho algún daño ese oso entrometido? – preguntó sofocado.

El hombre, sudoroso y aun temblando por el miedo que había pasado, le respondió con claridad.

– Por suerte, estoy bien. Y digo por suerte porque he estado a punto de morir a causa de ese oso. Pensé que eras mi amigo, pero en cuanto viste el peligro saliste corriendo a salvarte tú y a mí me abandonaste a mi suerte. A partir de ahora, cada uno irá por su lado, porque yo ya no confío en ti.

Y así fue cómo un susto tan grande sirvió para demostrar que no siempre las amistades son lo que parecen.

El águila: El águila, es el ave que posee la mayor longevidad de su especie.

¡Llega a vivir 70 años!

Pero para llegar a esa edad, a los 40 años de vida tiene que tomar una seria decisión.

 A los 40 años, sus uñas curvas y flexibles, no consiguen agarrar a las presas de las que se alimenta. Su pico alargado y puntiagudo, también se curva apuntando contra el pecho. Sus alas, están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas.

 ¡Volar es ahora muy difícil!

 Entonces el águila, tiene sólo dos alternativas: morir o... enfrentar un doloroso proceso de renovación que durará 150 días.

 Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y refugiarse en un nido, próximo a una pared donde no necesite volar. Entonces, apenas encuentra ese lugar, el águila comienza a golpear con su pico la pared, hasta conseguir arrancárselo. Apenas lo arranca, debe esperar a que nazca el nuevo pico con el cual después, va a arrancar sus viejas uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, prosigue arrancando sus viejas plumas.

Y después de cinco meses, sale victoriosa para su famoso vuelo de renovación, y entonces dispone... de 30 años más.

Uniendo estos tres animales nació el Tótem de la Verdad.

 El tótem de la verdad es el amuleto sagrado del clan de Envie en él está su fuerza y poder. Representaba los tres niveles del ser humano. el yo inferior (o inconsciente) la serpiente, el yo medio (la mente) el oso y el yo superior, éste último representado con un águila, símbolo de la expansión.

 

 Para ganar esta batalla los alumnos del grupo deberán Usar los conocimientos de estos tres animales y  realizar un vídeo sobre los sin techos, donde:

 

  • se ponga de relieve lo importante que es para las personas tener un hogar, donde sentirse acogidos
  • reflexión crítica sobre la realidad de las personas vulnerables, ayudando a romper el estigma social que les rodea.

Para ayudar a la realización del vídeo podéis consultar la pagina:

San juan de Dios