a por LA TRIBU DE LUST

La vida de la tribu depende de la naturaleza, ya que el sol le daba vida a las plantas, el cielo daba la lluvia necesaria, los animales les daban comida y cuero para hacer artefactos, y los ríos les daban agua y peces. Todos estos elementos eran vitales y necesarios para los Lust.; la naturaleza era sagrada y por ello respetada, todas las cosas de la naturaleza eran hijas de la gran madre naturaleza (la tierra). Los Lust solo mataban animales para su supervivencia, pues los consideraban sagrados.

Guiados por la gran guerrera Lust atractiva y fatal para los enemigos, su poder sensual era tal que, la mayor ceremonia en la tribu era para la mujer en su primera menstruación. La chica adolescente recoge su primera menstruación y la coloca en la copa de un árbol, al momento de la regla se le llama "El tiempo de las lunas" y es un momento muy sagrado para la mujer. Durante la regla la mujer se traslada a la casa de las lunas, donde será guiada por las ancianas en este momento de purificación. De esta forma el hombre al quedarse al cargo de la casa y los niños, entrara en contacto con su lado femenino. El día de la primera regla se celebra de manera especial, pues la mujer se convierte en "La madre tierra". 

Realizaban ceremonias y actos religiosos para agradecer a los espíritus y pedirles ayuda. Las danzas religiosas eran diarias y creían necesario que un día a la semana fuese exclusivo para rezar a los dioses, Atribuían a los espíritus las tormentas, pensando que estaban enfadados, las mujeres también aprendían a “controlar los espíritus” y ponerse en contacto con los dioses.

Una ceremonia de la tribu Lust es la de “mirando al sol”, bailaban con flechas clavadas en la espalda soportando grandes dolores, el que más aguantaba era el más fiel a los espíritus. Cuando la ceremonia acababa se les caía la piel de la espalda. El dolor significaba la purificación de sus almas. Este ritual era el mayor sacrificio posible para un ser humano.

La “Mujer medicina” era la persona de la tribu cualificada en mantener contacto con los espíritus y estaba   muy unida a la naturaleza, predecían el futuro, daban consejo a los miembros de la tribu, hacían hechizos de amor, y conseguían poderes mágicos en tiempos de guerra. La Mujer de la medicina se encargaba de todas las ceremonias, y de la curación de los enfermos con plantas medicinales y todo lo hacía delante del árbol del conocimiento, su árbol sagrado, en torno al cual practicaban todas estas ceremonias.

Para dominar esta sensual tribu de guerreras deberás realizar la siguiente misión:


La recuperación del El ÁRBOL del conocimiento

El árbol estaba ubicado al lado del jardín de Justicia, en un lugar con árboles numerosos en exceso y grandes, diferentes unos de otros, en donde destaca un árbol distinto de todos los demás, muy grande, bello y magnífico, el árbol del conocimiento.

El árbol es descrito tan alto como un abeto, sus hojas se parecen a las del algarrobo y las hojas del árbol son para la sanidad de las naciones, produce doce cosechas, dando cada mes su fruto y su fruto es como un racimo de uvas muy bonitoy dulce; sus raíces forman grandes arcos como una catedral, tiene una fragancia que penetra hasta muy lejos, Igualmente se menciona que los que comen de su fruto aprenden gran sabiduría.

Cuenta la leyenda que una joven muchacha quedó huérfana de madre, quedando al cargo de una madrastra posesiva y desprovista de afecto por ella. La joven iba cada día a visitar la tumba de su fallecida madre y pudo contemplar con el paso del tiempo como un árbol iba creciendo junto a su sepultura hasta alcanzar un tamaño considerable, para tiempo después comenzar a dar frutos. Un buen día mientras visitaba la tumba escuchó como el viento le susurraba entre las hojas, diciéndole que comiese los frutos que éste le ofrecía y que su madre seguía estando a su lado.

Con sorpresa la muchacha comprobó que aquellos frutos poseían un sabor realmente delicioso, además de que atenuaban la pena que sentía por su madre, le daban un nuevo conocimiento de la vida, y así, tomó la costumbre de comer cada vez que visitaba la tumba.

De esta forma los habitantes de Lust fueron congregándose, cada vez más frecuentemente, alrededor del árbol para tomar las decisiones más importantes de la tribu.

El mayor conocimiento adquirido con los frutos fue  la capacidad moral. Los miembros de la tribu comenzaron a juzgar si los hechos eran buenos o malos y se dieron cuenta de las consecuencias de sus actos.

Es por eso que, desde entonces todos los rituales sagrados, se realizan en su presencia una vez que la tribu y en particular la Mujer medicina, han comido de su fruto y se disponen a hablar con su Dios.