reconquistando el condado de gier

A diferencia de todas las monarquías que habían gobernado las naciones desde el comienzo de los tiempos, lo que en el Condado definía la influencia de un individuo en los asuntos del Estado era más la cantidad de oro que poseía que su linaje.

Gier, un personaje que había servido en antaño a Egravio, al que había traicionado se escondió en el Condado y comenzó a acumular su fortuna organizando un servicio de bomba de agua que sólo apagaba un fuego si recibía la remuneración de antemano. Si el propio amo no pagaba y el edificio quedaba destruido por el incendio, Craso adquiría las ruinas por una fracción del valor del edificio destruido. De este modo consiguió gran numero de propiedades que restauró y alquiló por cifras elevadas. Además, Gier prestaba dinero a interés y consiguió ser dueño de minas de plata y, explotaciones agrícolas y gran número de esclavos. Instruyó incluso a algunos para convertirlos en lectores, camareros y cocineros. Los grandes beneficios proporcionaba a Gier toda esta riqueza le permitían sobornar a funcionarios para adquirir a precios muy bajos propiedades confiscadas.

De esta forma fue prosperando hasta conseguir ser el jefe del Condado.pero Gier se hallaba dispuesto a demostrar que era algo más que un acaparador de riquezas y que, como Egravio, podía llevar a la victoria a sus soldados.

Por ello emprendió una guerra contra Türelem pero el pueblo de Türelem aprovechó la rapidez de su caballería y la destreza de sus camelleros para obtener una rápida victoria, destruyendo el ejercito de Gier quién tuvo que huir para salvar su vida.

Cuenta la leyenda que un día un granjero salió del bosque y llegó al claro que estaba en el linde de la maleza. En aquella soledad encontró al anciano Gier que tiritaba lastimeramente. Sólo una harapienta capa le cubría el cuerpo del crudo frío invernal. Sus cabellos grises estaban” insertados como plumas alrededor de la cabeza, y su barba era larga y desaliñada. Con manos trémulas se secó las lágrímas, pero siguió gimiendo.

El buen granjero se apiadó de él y le dijo, bondadosamente:

-Dime, amigo mío, ¿qué te sucede?

-¡Algo terrible! ¡Espantoso! -exclamó el viejo, entre sollozos- Después de la batalla, vendí mi casa, mis tierras y todo lo que tenía, y oculté en este agujero el oro que me dieron por ellos. Y ahora, ha desaparecido …, desaparecido …, ¡desaparecido!

Y, nuevamente, las lágrimas le resbalaron por las mejillas.

-Temo que estás sufriendo el castigo del avaro -dijo sabiamente el granjero-. Has permutado tus cosas buenas y útiles por un montón de oro inservible, que no puedes comer ni usar como ropa. ¡Aquí tienes! -agregó-. Mira esta piedra. ¡Entiérrala y piensa que es tu pedazo de oro! ¡Nunca notarás la diferencia!

Y el granjero siguió su camino, abandonando al lloroso viejo.

Pero Gier seguía pensando en volver a su esplendoroso pasado y vengar su derrota.

 

Por eso debes de estar atento y prepararte mediante la siguiente misión.

misión

Descarga
Bloque 4. Misión Reconquistando el Condado de Gier. Ficha 1
Somos seres culturales
Bloque 4. Misión 1. Reconquistando el Co
Documento Adobe Acrobat 283.3 KB
Descarga
Bloque 4. Misión Reconquistando el Condado de Gier. Ficha 2
Término cultura
Bloque 4. Misión 2. Reconquistando el Co
Documento Adobe Acrobat 336.4 KB
Descarga
Bloque 4. Misión Reconquistando el Condado de Gier. Ficha alternativa
La palabra cultura
Bloque 4. Misión alternativa. Reconquist
Documento Adobe Acrobat 258.2 KB

 Si has superado la siguiente misión  podrás lucir el galardón Gier  ya eres de la orden de los caza tesoros y estás preparado para la búsqueda de la cueva del cofre de oro.

Encontrando la cueva del cofre de oro

Cuentan historias lejanas, que Gier a pesar de su trágica derrota y empobrecimiento consiguió con su astucia volver a acaparar un gran tesoro con fin de volver a intentar reconquistar la gloria pasada, pero en espera del momento oportuno, escondió su magnífico tesoro en una cueva entre la costa y las montañas del Llanto, y que hizo un mapa para recordarlo, haciendo circular a la ves multitud de mapas falso para desorientar a sus enemigos.

Lo único que se conoce del tesoro es que esa cueva estaba debajo de unos de los monasterios del país.

Por ello te recomiendo que estudies los monasterios y su forma de vida para llegar a encontrar el tesoro

actividad

Quisiera hablaros esta tarde del origen de la teología occidental y de las raíces de la cultura europea. He recordado al comienzo que el lugar donde nos encontramos es emblemático. Está ligado a la cultura monástica, porque aquí vivieron monjes jóvenes, para aprender a comprender más profundamente su llamada y vivir mejor su misión. ¿Es esta una experiencia que representa todavía algo para nosotros, o nos encontramos solo con un mundo ya pasado? Para responder, conviene que reflexionemos un momento sobre la naturaleza del monaquismo occidental. ¿De qué se trataba entonces? A tenor de la historia de las consecuencias del monaquismo cabe decir que, en la gran fractura cultural provocada por las migraciones de los pueblos y el nuevo orden de los Estados que se estaban formando, los monasterios eran los lugares en los que sobrevivían los tesoros de la vieja cultura y en los que, a partir de ellos, se iba formando poco a poco una nueva cultura. ¿Cómo sucedía esto? ¿Qué les movía a aquellas personas a reunirse en lugares así? ¿Qué intenciones tenían? ¿Cómo vivieron?

Primeramente y como cosa importante, hay que decir con gran realismo que no estaba en su intención crear una cultura y ni siquiera conservar una cultura del pasado. Su motivación era mucho más elemental. Su objetivo era: quaerere Deum, buscar a Dios. En la confusión du un tiempo en que nada parecía quedar en pie, los monjes querían dedicarse a lo esencial: trabajar con tesón por dar con lo que vale y permanece siempre, encontrar la misma vida. Buscaban a Dios. Querían pasar de lo secundario a lo esencial, a lo que es solo y verdaderamente importante y fiable.

 

BENEDICTO XVI, Discurso al mundo de la cultura, septiembre de 2008

Descarga
Bloque 4. Misión Reconquistando el Condado de Gier. Monacato y cultura
Monacato y cultura
Bloque 4. Reconquistando el Condado de G
Documento Adobe Acrobat 318.5 KB

acertijo final

Si has conseguido encontrar la cueva superando esta misión. Aun te queda un acertijo.

En la cueva autentica se encontraban tres cofres uno de oro otro de plata y el tercero de plomo y cada uno tenía una leyenda, pero solo una es verdadera. Si abres el equivocado encontrarás serpientes venenosas piénsalo bien.

 

¿Cuál eliges tú?

El tesoro está en este cofre.

 

El tesoro no está en este cofre.

El tesoro no está en el cofre de oro.


Si realizaste las misiones y llegaste a superar  el acertijo has obtenido la medalla Gier, que te indica como gobernador del país y ya puedes añadirlo a tus conquistas.